[FOTO]

Sabemos de primera mano que elegir un colchón no es tan fácil como lo pintan.

Y es que claro, la cama es el elemento esencial de nuestro hogar, donde pasamos un gran número de horas al día.

Por ello, la elección de un buen colchón es fundamental. Repercutirá en tu descanso, reducirá los dolores musculares e incluso influirá en tu estado anímico de manera positiva.

Si eres de los que se levantan cansado o con dolores de espalda día tras día, entonces es el momento de cambiar tu colchón.

Sí, lo sabemos. La oferta en la industria del descanso es tremendamente amplia y los avances tecnológicos han desarrollado nuevos materiales para mejorar nuestra calidad del sueño. Además, nuestra morfología y postura al dormir jugarán también un papel importante en la elección de un modelo u otro.

Por tanto, si quieres saber cómo elegir el colchón más adecuado para ti, aquí encontrarás toda la información necesaria para evitar cualquier equivocación y escoger con facilidad el modelo que te acompañará en los próximos años.

¿Estás preparado? Vamos a ello.

Factores claves a tener cuenta antes de comprar un colchón

Probablemente, ahora mismo estás pensando en la cantidad de materiales disponibles y quieres saber cuál funcionaría mejor para tu cuerpo.

Pero no vayamos tan rápido, antes de conocer el material idóneo en tu caso, debes considerar una serie de características personales que influirán en la elección de un tipo u otro.

Posición al dormir

¿Duermes boca arriba, boca abajo o de lado?

Tu postura al dormir es un factor que influye en la elección del colchón adecuado. Una mala decisión puede dificultar el sueño y crear dolencias musculares.

  • Si, normalmente, duermes boca arriba, un colchón duro o con firmeza alta será la mejor opción para ti porque evitarás malas posturas y la columna vertebral estará perfectamente alineada, concretamente lumbar y cervicales.
  • Si duermes de lado, lo mejor será elegir un colchón de firmeza media que alivie el dolor, adaptándose perfectamente a tu cadera y hombros que es donde se ejerce más presión. De hecho, muchas personas colocan una almohada entre las piernas para maximizar su descanso o simplemente doblan ligeramente las rodillas.
  • En el caso de que tu postura común sea boca abajo, necesitarás un colchón más mullido para mantener el cuello y la columna en la postura adecuada. No obstante, los especialistas recomiendan cambiar esta posición porque ejerce una presión no deseada sobre nuestra espalda (estudio).

Pero, ¿qué pasa con la almohada? No olvidemos que las cervicales es un factor igual de importante que la espalda.

  • Durmiendo boca abajo, te recomendamos usar una almohada más bien fina para no sufrir dolores cervicales
  • Utiliza una almohada de grosor intermedio si duermes boca arriba
  • Finalmente, si tu postura favorita es dormir de lado, hazte con una almohada más alta para no forzar el cuello.

¿Te mueves mucho por la noches?

Si eres de los que se mueven continuamente por las noches, nuestra recomendación es optar por un colchón más bien firme y que absorba bien el movimiento, más aún si duermes acompañado. No te olvides de la adaptabilidad, al moverte en varias posturas deberá adaptarse a tu cuerpo sin esfuerzo alguno.

Por el contrario, si apenas te mueves al dormir, tan solo deberás considerar elegir un diseño que se adapte a tu postura habitual, tal y como hemos analizado en el punto anterior.

El peso y la estatura

El peso y la altura claramente influirán en el nivel de apoyo que necesita el colchón. Cada cuerpo es un mundo y no todos tenemos las mismas necesidades.

Comencemos por el peso. Cuánto mayor sea el peso del durmiente, mayor tendrá que ser la firmeza del colchón. ¿Por qué? Pues porque tendrá un mejor soporte y se evitará esa sensación de hundimiento que puede llegar a resultar realmente incómoda.

Al contrario, las personas delgadas requerirán de un firmeza inferior. Un colchón duro les puede generar molestias.

En cuanto la estatura, cuidado con escoger un modelo que no permita movernos a nuestras anchas por la cama. Nos dificultará tener un buen descanso.

Para no quedarte justo, lo ideal es escoger un colchón al menos 10 cm más largo de tu altura.

Consejo: Si lo que buscas es una cama de matrimonio, toma como referencia a la persona más alta.

Para elegir el ancho, te resultará mucho más sencillo. Principalmente, dependerá de si duermes solo o con compañía. En el primer caso, lo habitual es escoger entre 90 y 110 cm. Sin embargo, escoge un colchón con una ancho de 150-160 cm si ambos queréis dormir a pierna suelta y no molestaros en toda la noche.

Igualmente, te mostramos una tabla con las medidas habituales:

Tamaño colchónDimensiones cm (ancho x largo)
Individual o Twin90 x 190/200
Matrimonial o doble135 x 190/200
Queen150 x 190/200
King200 x 200

¿Dormirás solo o acompañado?

Seamos sinceros, si tu acompañante no puede disfrutar de un buen descanso, repercutirá también negativamente en el tuyo propio. Y esto es así.

Con esto queremos decir que las preferencias de ambos son importantes para alcanzar el máximo confort y la calidad de sueño deseada.

Por tanto, deberás considerar que el colchón esté compuesto por un material que absorba bien el movimiento para no percibir los cambios de postura de tu pareja y una firmeza media para evitar la sensación de barca. En resumidas cuentas, la independencia de lechos es fundamental si duermes acompañado.

No te olvides que en este caso, cobrará aún mayor importancia si el peso de ambos no es equitativo.

¿Cómo lo solucionamos? Escogiendo materiales óptimos como la viscoelástica y los muelles ensacados, garantizando una transmisión del movimiento que apenas sea perceptible para no despertar a tu compañero.

Vale, pero ¿y si duermo solo? Pues mucho más fácil para ti. Tan solo tendrás que valorar los puntos claves analizados en este artículo y encontrarás la ruta hacia el descanso deseado.

¿Pasas calor al dormir?

¿Eres de los que pasa mucho calor al dormir o de los que no se desprenden del nórdico ni en verano?

Bueno pues en este punto, la transpirabilidad juega un papel muy importante y viene dada por los materiales que lo componen.

Y cuando hablamos de transpirabilidad, nos referimos concretamente a la ventilación. Si el material permite que el aire circule libremente, se acumula menos calor.

Si el calor apenas te deja dormir por las noches, sueles sudar o vives en una zona muy cálida, te recomendamos escoger materiales transpirables como los muelles ensacados o el látex natural.

Aunque, actualmente existen modelos con propiedades termoreguladoras que ayudan a minimizar este problema como la incorporación de partículas de gel o de célula abierta que facilitan la circulación del aire y evitan la acumulación de calor indeseado.

Si por el contrario, eres una persona bastante friolera que va con la manta a todas partes, los colchones con viscoelástica o látex sintético guardarán el calor que deseas. Y, si eliges otro tipo de material, no habrá problemas porque podrás utilizar nórdicos de diferentes niveles térmicos para ajustar la temperatura perfecta. ¿Fácil, no?

La edad influye

Está claro que la edad influye en la elección de un colchón y no podemos meter en el mismo saco a un niño que a un adulto o anciano.

Generalmente, los ancianos necesitan colchones más blandos, puesto que padecen más dolores en la espalda y las articulaciones, precisarán de una mayor adaptabilidad. ¿Quién puede ofrecer esto? La viscoelástica. Gracias a este material se notará una mayor sensación de acogida y se aliviarán los puntos de presión.

Esto no será necesario en el caso de los niños que, más bien, necesitarán una firmeza alta que les permita tener una correcta posición de la columna puesto que se encuentran en pleno desarrollo.

En resumen, según avanzan los años, nuestras características cambian y los expertos aconsejan reducir la firmeza para evitar dolores en huesos y articulaciones.

¿Sufres dolencias o tienes problemas de espalda?

Si te despiertas habitualmente por las noches a causa de los dolores de espalda o de cuello, te aconsejamos optar por un colchón de firmeza media que se adapte a tu cuerpo y corrija las malas posturas. Así lo demuestra este estudio, donde explica cómo pueden aliviar el dolor en los puntos de presión y conseguir un sueño profundo y plácido en poco tiempo.

No obstante, consulta con un especialista si se trata de una cuestión más grave.

Materiales que componen un colchón: ¿cuál es el mejor?

Espuma de poliuretano

Ideal para quienes buscan un colchón de uso ocasional y no disponen de un gran presupuesto.
[FOTO]

También conocida como gomaespuma, se compone de un núcleo fabricado por poliuretano expandido, un material de origen plástico.

Es la opción más económica de todos los materiales que vamos a analizar y se caracteriza por una firmeza alta.

Son colchones duros donde la adaptabilidad no se refleja como su punto fuerte, pero se pueden combinar con otros tipos de materiales. Generalmente, se utiliza viscoelástica en una de las caras para aportar un mayor confort y disfrutar de un mejor descanso.

Los fabricantes suelen enviarlos enrollados al vacío o plegados. Ambas buenas opciones para manejarlos fácilmente y transportarlos sin dificultad.

A diferencia de los colchones de muelles y látex, la espuma de poliuretano es un material bastante ligero.

Se trata de un colchón que vuelve rápido a su estado original y recomendamos usar de forma esporádica para recibir visitas de invitados, viajar en caravana o para segundas residencias. También, si tu presupuesto es ajustado o lo quieres utilizar para los más peques de la casa.

Consejo: si va a dormir una persona adulta en este tipo de colchón, recuerda que el peso no debe superar los 45 kg.

Ten en mente que cuánto mayor sea la densidad, más firme y más años de vida útil tendrá tu colchón. Así que, si vas a decantarte por la espuma, te aconsejamos una densidad de al menos 28 kg/m³. Obviamente el precio aumentará, pero la salud es primordial y verás que habrá sido una buena decisión.

Y seguramente tengamos un prejuicio con los colchones de espuma. Pensamos que siguen teniendo la misma calidad que años atrás, pero la verdad es que gracias a los nuevos avances tecnológicos, han surgido espumas de mayor calidad conocidas como espuma HR o alta resiliencia.

Desafortunadamente, no es un material muy transpirable y acumula fácilmente ácaros y bacterias. Por tanto, las personas asmática o alérgicas al polvo deberían optar modelos que incluyan tratamientos higienizadores.

Info: Si estás buscando un colchón para ocasiones puntuales, te recomendamos echar un vistazo a los mejores colchones plegables[1] .

Lo mejor de este material

Precio económico
Pesan poco
Perfecto para uso esporádico

Lo que menos nos gusta

Poco transpirables
No son tan duraderos
Transpirabilidad
Independencia de lechos
Adaptabilidad

Muelles

Perfecto para personas con problemas de espalda, parejas, calurosos y aquellos que no paran de moverse al dormir.

Por norma general, cuando nos hablan de un colchón fabricado con muelles tendemos a generar un rechazo al recordar esos modelos antiguos que fabricaban hace tiempo.

Pero la verdad es que hoy en día, la tecnología ha permitido el desarrollo de nuevas variantes mejoradas para que tu descanso no se vea afectado. No pensemos que todo el poder recae sobre la viscoelástica.

Aún así, ¿cuántos modelos puedo encontrar y cuál es el mejor para mi?

Existen 3 tipos de muelles: bicónicos, de hilo continuo y ensacados.

Muelles bicónicos o Bonell

El colchón clásico que conocemos de toda la vida. Anteriormente, notabas la presión sobre la columna y resultaban algo ruidosos cada vez que te movías o realizabas algún giro.

Su firmeza es bastante alta y la calidad de esta material ha evolucionado, aunque siguen manteniéndose como los muelles de calidad más baja. Esto, también se ve reflejado en el precio, siendo el tipo de muelle más asequible.

Quizá su punto fuerte reside en la posibilidad de ubicarlo en cualquier tipo de soporte.

Muelles de hilo continuo

Los muelles de hilo continuo son una versión mejorada de los bicónicos. Reciben este nombre porque todo los muelles están fabricados a partir de un único muelle de hilo de acero.

Es una material duradero, resistente, con una mayor firmeza y estabilidad en las zonas de presión como la lumbar.

Su mayor ventaja reside en la ventilación del aire, ideal para personas calurosas.

Muelles ensacados

Llegamos al rey de los muelles. Y es que los muelles ensacados son los modelos más vendidos y no es para menos gracias a sus múltiples beneficios.

Está formado por un sistema de muelles cubiertos por una funda o saco que los separan uno de otro y evita el roce entre ellos. Así, no generan ese ruido tan molesto cada vez que realizamos un movimiento.

Una de las características por excelencia de este tipo de muelles es su gran independencia de lechos ya que cada grupo de muelles es independiente y se adapta a la presión ejercida por cada zona de tu cuerpo, evitando la sensación de movimiento continuo. Una opción ideal para camas de matrimonio.

Un buen colchón de muelles ensacados vendrá determinado por los siguientes factores:

  • Calidad de los muelles. Influirá si los materiales incluyen, por ejemplo, tratamientos térmicos o recubrimientos. También el diámetro y el número de vueltas de hilo.
  • Número de muelles. Cuánto más muelles incorpore el colchón, más se repartirá el peso en las diferentes zonas de presión aportando una mayor comodidad. Esta adaptabilidad puede ser incluso mayor con la inclusión de micromuelles gracias a su pequeño diámetro.
  • Calidad de lo materiales externos. La fundas que recubren los muelles son un elemento fundamental para evitar que se suelten en cualquier momento.

Además, generalmente son colchones con una firmeza media-alta.

Por otro lado, la transpirabilidad es considerada otro de sus ventajas, permitiendo la libre circulación del aire.

Hoy, es muy común encontrar en la industria modelos en los que coexisten varios materiales. En el caso de los muelles ensacados, lo más visto es su combinación con viscoelástica o látex. Si tu intención es adquirir un colchón de este tipo con algo de visco para mejorar la adaptabilidad y disfrutar de un descanso de 10, te recomendamos escoger modelos con al menos 3-4 cm de grosor.

Info: Si no añades viscoelástica, ten en cuenta que puede resultar un poco duro, sobre todo, para personas delgadas.

El pequeño inconveniente de los muelles ensacados reside en la pérdida de sus propiedades antes de lo esperado. Si el alambre no es lo suficientemente resistente, puede empezar a hundirse en poco tiempo y no recupera su forma original tan fácilmente como si ocurre con el látex.

Ideal para parejas, personas con problemas lumbares o para lo más calurosos que buscan una mayor frescura en sus descansos.

Lo mejor de estos colchones

Buena independencia de lechos
Firmeza alta
Buena transpirabilidad

Lo que menos nos gusta

Desgaste más rápido
Menor adaptabilidad
Transpirabilidad
Independencia de lechos
Adaptabilidad

Viscoelástica

Perfecto para parejas, quienes prefieren dormir de lado y sufren dolores musculares.
[FOTO]

Antes de entrar en materia, debes saber que ningún colchón está compuesto al 100% de viscoelástica. Y esto es así, porque un modelo fabricado totalmente de este material, no aguantaría el peso de una persona y el hundimiento sería total.

Entonces, la viscoelástica incorpora un núcleo (de espuma o muelles) que le facilitará ese soporte o sujeción necesaria.

Se trata de un material compuesto en su mayoría por productos sintéticos y que fue desarrollado por la NASA en los años 60 para aliviar la presión que podrían generar los tejidos en los astronautas al despegar. Aunque, no se comercializó en la industria del descanso hasta la década de los 90.

A día de hoy, la viscoelástica es una componente básico en los colchones porque ofrece unos beneficios que influirán positivamente en la calidad de tu sueño.

Una característica muy positiva es la flexibilidad que tiene gracias a su firmeza media, pero su atributo más destacado es la adaptabilidad, produciendo una sensación de acogida que hará que no quieres salir de la cama.

Además, es termosensible así que se mantiene duro con el frío y se ablanda con el calor para generar esa sensación de acogida y evitar la presión en las zonas de mayor peso, lo que le hace ideal para personas con dolores musculares.

Por si fuera poco, también es termoadaptable. Esto quiere decir que se adapta a la temperatura del  cuerpo, favoreciendo igualmente una sensación de envoltura.

Escoger una capa con el grosor suficiente de visco, será perfecta para camas de matrimonio. Con su buena independencia de lechos, no sentirás los movimientos de tu acompañante.

¡Ojo! Cuidado con elegir una densidad demasiado alta. Podríamos caer en el efecto contrario y conseguir una sensación de hundimiento no deseado.

Para notar todos los beneficios de la viscoelástica, recomendamos:

  • Elegir un colchón que disponga al menos de 3 cm de grosor
  • Escoger una densidad próxima a los 40 kg/m³. Es lo que consideramos una densidad media.

Ten en cuenta que a medida que estos dos factores se incrementan, sentirás más confort y adaptabilidad, pero también se elevará el precio.

En el caso de que la marca o fabricante no indiquen la densidad, posiblemente esté por debajo de la densidad recomendada. Aunque, siempre podrás preguntar para que te faciliten esa información.

Por otra parte, no es un material muy transpirable y acumulan más calor del deseado. Si eres una persona muy calurosa considera los nuevos colchones desarrollados con célula abierta, partículas de gel o de carbono que mejoran la transpirabilidad.

Cuánto mayor es el grado de densidad, menos transpirable será y, como consecuencia, el aire no podrá circular con gran facilidad.

Y si no, siempre podrás optar por un colchón de muelles ensacados que te garantizará un descanso plácido y fresco.

En resumen, la viscoelástica es un material perfecto si duermes con un acompañante, para quienes tienen problemas musculares e incluso para quienes optan por dormir de lado en su día a día.

Info: ¿Te has decantado finalmente por un colchón viscoelástico? Entonces, es hora de echar una ojeada a los mejores colchones con viscoelástica[2]  del mercado.

Lo mejor de la viscolástica

Buena independencia de lechos
Adaptabilidad
Buena flexibilidad

Lo que menos nos gusta

Poco transpirable
Precio más elevado
Transpirabilidad
Independencia de lechos
Adaptabilidad

Látex

Material versátil diseñado para camas articuladas, personas que se mueven continuamente durmiendo y para aquellos que son alérgicos y asmáticos.
[FOTO]

Existen tres tipos diferentes de látex que podrás encontrar en el sector: látex natural, sintético o una mezcla de ambos.

Las principales características que definen a un colchón de látex son:

  • Una buena elasticidad, perfecta para las camas articuladas
  • Rápida recuperación.

Nos gusta su suavidad al entrar en contacto con cualquier parte del cuerpo y, además, se adapta perfectamente a nuestra curvatura para evitar la presión en las zonas más pesadas.

Igualmente, los colchones de látex son una opción ideal para quienes tienen alergia o asma ya que evita que los ácaros puedan anidad y reproducirse en él.

Aun así, si pueden hacerlo en la funda o las sábanas. Por este motivo, nosotros te recomendamos escoger una funda extraíble que puedas lavarla siempre que lo necesites.

Una vez dicho esto, vamos a conocer las diferencias entre los tipos de látex que existen actualmente en la industria.

Ten muy presente que según el origen de la materia prima, será más caro o barato y, por consiguiente, repercutirá en la calidad del colchón.

El látex natural es una sustancia proveniente de la resina del árbol de caucho. También es más ecológico y su durabilidad es superior al látex sintético.

Para saber si un colchón es de látex natural, las marcas deben acreditar con un sello de calidad que al menos el 85% es natural. Cuánto mayor sea este porcentaje, la calidad será mejor y transpirará aún más.

Consejo: A pesar de que es más transpirable que el látex sintético, es recomendable ventilarlo diariamente para prevenir la acumulación de humedad y usar una base de láminas para que el aire circule mejor.

Por el contrario, el látex sintético se compone principalmente de derivados del petróleo pero, puede contener desde un 0% hasta un 20% de látex natural. Es cierto que son más económicos, aunque transpiran peor y no se adaptan al cuerpo de la misma manera que el natural.

Finalmente, los colchones que incluyen una mezcla de ambas materias, serán de mejor o peor calidad en función del porcentaje que contenga de cada uno de ellos.

Lo malo del látex es que es un componente bastante pesado y no resulta fácil girarlo cuando lo necesitamos. ¿Nuestro consejo? Echa un vistazo a su ficha técnica y comprueba que incorpora asas para manipularlo sin problemas.

Al igual que la viscoelástica, suele acumular calor, pero estamos ante un material versátil que nos proporciona una buena adaptabilidad, sensación de acogida y flexibilidad. Ideal para quienes tiene problemas de espalda o se mueven continuamente durmiendo.

Lo mejor del látex

Perfecto para camas articuladas
Antiácaros
Buena flexibilidad
Posibilidad de elegir entre diferentes tipos de látex

Lo que menos nos gusta

Es un poco pesado
Transpira poco si es sintético
Transpirabilidad
Independencia de lechos
Adaptabilidad

5 aspectos básicos para elegir un buen colchón

¿Cómo elegir la firmeza de un colchón?

Al igual que sucede con otros factores, no existe firmeza mejor o peor, si no que las preferencias no son iguales para todos. Por tanto, es importante escoger aquella que encaje perfectamente para tu cuerpo.

El objetivo es que respete la posición natural de la columna y alivie los puntos de presión. De este modo, conseguiremos el descanso de calidad que estábamos esperando.

Por un lado, los colchones de firmeza alta, tienen un nivel alto de densidad y esto les confiere una mayor sujeción. Aunque, si la dureza es muy alta puede aumentar el dolor en los puntos de presión y dificultar nuestro descanso.

En cambio, los colchones de firmeza baja son más mullidos, pero pueden ser demasiado blandos para algunas personas y no recibir el apoyo necesario en la columna, provocando problemas de espalda.

Como puedes ver, elegir la firmeza adecuada para tu colchón no es tan fácil. Aquí, juegan un papel muy importante la postura al dormir y el peso.

Para ayudarte, hemos preparado la siguiente tabla donde aclaramos para quién es recomendable cada tipo de firmeza. ¿Quieres echarle un vistazo?

FirmezaRecomendable para..
Alta·   Niños
·   Personas con peso alto (más de 100 kg)
·   Personas que duermen boca arriba
Media-Alta·   Mayoría de perfiles jóvenes y mediana edad sin problemas de peso o dolencias musculares
·   Si duermes de lado
Media-Baja·   Personas mayores
·   Peso bajo (menor a 75-80 kg)
·   Algunos problemas musculares
·   Si duermes boca abajo

Consejo: Si sufres un problema de musculatura grave, te recomendamos acudir primero a un profesional antes de comprar cualquier colchón.

No olvides, que tu cuerpo deberá acostumbrarse al nuevo colchón y con más motivo si es más firme que el antiguo. Ten paciencia y verás los resultados en menos de un mes.

Altura o grosor del colchón

Lo primero que debes saber es que la altura (o grosor) del colchón viene dada por la densidad de las capas y la altura del núcleo.

¿Por qué queremos aclarar esto? La verdad es que existe un gran mito alrededor de esta industria donde se confunde la firmeza con el altura.

Y es que la firmeza no está determinada por la altura. Un colchón con un grosor considerable puede ser blando y viceversa.

Nuestra recomendación es elegir un modelo que al menos disponga de una altura de 20 cm si quieres asegurarte un buen soporte y una buena adaptabilidad para percibir una buena sensación de acogida.

Según la normativa, se considera colchón cuando tienen una altura mínima de 17 cm. Por debajo de esta cifra, pasarían a formar parte de la categoría colchoneta o topper.

¡Ojo! Si el colchón se sitúa por debajo de los 20 cm, considera adquirir una buena base para conseguir la sujeción deseada.

Transpirabilidad

La transpirabilidad es otro de los criterios relevantes para elegir un buen colchón.

Es importante considerar cuáles son los materiales que nos van a facilitar una mayor circulación del aire y evitarán el incómodo sudor por las noches.

Para estos casos, la viscoelástica y el látex sintético pueden proporcionar más calor del deseado al no disiparlo correctamente.

Actualmente, numerosos fabricantes han desarrollado nuevos sistemas que regulen la temperatura como las partículas de gel o los colchones viscoelásticos de célula abierta, de carbono e incluso con tejido stretch con la finalidad de obtener nuevos modelos que transpiren mejor.

Consejo: Echa un vistazo a las opiniones de los usuarios que han comprado el artículo anteriormente y así comprobar si realmente funcionan los sistemas termorreguladores.

Precio

El factor precio probablemente es el primero que se te venga a la mente, no vamos a negarlo.

Y es totalmente lógico. La variedad de precios es bastante grande, pero recuerda que es una inversión para tu salud y elegir un modelo de calidad siempre merecerá la pena. Piensa que te puede durar hasta 10 años y es el lugar donde pasarás gran parte de tu tiempo.

Existen varios factores que influirán en el precio:

  • Materiales. A mayor calidad del colchón, mayor será el precio. Por un lado, las fibras naturales y ecológicas o el látex natural serán más caros. Sin embargo, materiales como la espuma son más económicos.
  • Lugar de fabricación. Lo ideal es que se haya fabricado dentro de la Unión Europea para garantizar los estándares de calidad.
  • Calidad de los acabados. El exterior también importa. Unos buenos remates darán más resistencia al colchón.
  • Marca. Existen compañías de renombre que están muy bien posicionada desde hace años, están más valoradas e invierten en tecnologías más avanzadas que se reflejan en el precio.
  • Período de prueba y garantía.
  • Certificaciones de calidad. Aseguran la calidad del colchón u otro tejidos (como la funda).

Prueba y garantía

¿Quién prueba el colchón durante un día y sabe que es el mejor modelo? La verdad es que nadie. No podemos disponer de tan poco tiempo para saber si hemos escogido el colchón adecuado y si realmente cumple con las características descritas.

Por ello, te aconsejamos elegir un colchón con periodo de prueba. Normalmente, los fabricantes ofrecen un periodo de 100 noches. La adaptación de cada persona es un mundo y también influirá de que colchón partamos. Hay quienes en un par de semanas se han adaptado correctamente y otros que hasta el mes no disfrutan al 100% de sus beneficios.

Ahora bien, pongámonos en el caso de que el colchón pierde calidad tras el periodo de prueba. Tendrás que recurrir entonces a la garantía.

De hecho, está establecido por ley que debe cubrir al menos 2 años de garantía. En este año, se ha producido una modificación y se ha ampliado el plazo hasta 3 años. Eso sí, entrará en vigor en enero de 2022.

No obstante, algunos fabricantes van más allá y amplían el periodo de garantía hasta llegar a los 10 o 15 años. De esta manera, demuestran que se trata de un producto de calidad.

Por último, no te olvides de la política de devolución. Consulta si tendrás que pagar o no por ella en el periodo de prueba y si es necesario conservar el plástico o embalaje. En mucho casos lo requieren.

Cómo elegir la base óptima para tu colchón

Muchas veces no somos conscientes de que la base del colchó también influye en su rendimiento. Según el tipo de colchón que hayas elegido, funcionará mejor un soporte u otro. Te mostramos cuáles son:

  • Somier de láminas o lamas. El soporte habitual en los hogares capaz de adaptarse a cualquier tipo de colchón, aunque gracias a su buena ventilación combina perfectamente con materiales menos transpirables como el látex o la viscoelástica.
  • Somier de muelles. Se trata de una base más elástica que suavizan la firmeza de un colchón duro. Al igual que el somier de láminas, tiene la gran ventaja de funcionar para cualquier colchón y ser una fantástica opción para aquellos modelos con una transpirabilidad inferior. ¿Cuál es el inconveniente? El ruido de los muelles puede resultar incómodo y acentuarse con el paso del tiempo.
  • Tabla tapizada o canapé fijo. Un base ideal para los colchones de muelles ensacados porque aportan una buena firmeza y sujeción. Sin embargo, la ventilación no es tan buena como en el somier de láminas y, por eso, no es conveniente utilizarla con colchones poco transpirables.

Existe la opción de escoger canapés abatibles. A diferencia del fijo, dispone de un almacenamiento para guardar cosas de la casa. Un espacio extra que nunca viene mal.

  • Base articulada. Este soporte es muy utilizado para los colchones de látex. Esto se debe a la flexibilidad que ofrece este material, además de ser indeformable. Perfecto para personas mayores o que necesitan pasar un periodo largo de tiempo en la cama.

No obstante, al igual que los colchones, las bases van perdiendo su efectividad con el paso del tiempo y es recomendable renovarlas.

¿Cómo saber si necesitas cambiar tu base? Ten en cuenta los siguientes consejos:

  • Cuando cambies el colchón, revisa las condiciones en las que se encuentra tu base
  • Comprueba su firmeza. Si ha perdido esta cualidad, es síntoma de que hay renovarlo
  • ¿Hace ruido? El desgaste de la base está repercutiendo en la calidad de tu sueño y te está pidiendo a gritos que lo cambies.

Por último, si ya tienes una base buena y adecuada que pueda funcionar con tu nuevo colchón, mucho mejor. Recuerda que debe tener las mismas medidas que el colchón elegido.

Preguntas frecuentes

¿Es mejor un colchón duro o blando?

Elegir un colchón duro o blando, dependerá de las características de cada usuario y preferencias. Si duermes de lado y pesas menos de 80 kg, deberás considerar un colchón más blando. Sin embargo, si duermes boca arriba y tu peso supera los 80-90 kg, deberás optar por un colchón más duro o firme.
En este caso, lo verdaderamente importante es elegir un colchón cuya firmeza respete nuestra curvatura y, de este modo, nos proporcione un buen descanso y evite futuras lesiones musculares.

¿Cuándo debo cambiar mi colchón?

La vida útil de un colchón suele ser de 8 a 10 años, pero no solo debemos usar este indicador para cambiar de colchón. Es cierto que a medida que pasan los años, el colchón va perdiendo propiedades, pero y ¿si tienes dolencias continuas o te levantas cansado cada mañana? Entonces, la señal está muy clara. Es hora de deshacerte de tu colchón.
Pero es totalmente lógico, nuestras necesidades cambian a medida que cumplimos años y requerimos otras funciones que antes ni si quiera nos habíamos planteado.

¿Qué colchón elegir para problemas de espalda?

Si estás buscando un colchón para evitar los problemas de espalda, tienes que tener en cuenta la firmeza, los materiales y tu postura al dormir. Generalmente, te recomendamos escoger un colchón más bien firme que se adapte correctamente a tu cuerpo.

¿Cómo limpiar un colchón?

Mantener limpio tu colchón te permitirá alargar su vida útil y disfrutar de un buen descaso. Por eso, te mostramos algunos consejos que te pueden ayudar:
– Cuando te levantes, ventila el colchón cada mañana durante al menos 15 minutos antes de hacer la cama. Si estamos en verano, es recomendable dejarlo ventilar un poco más.
– Cambia frecuentemente las sábanas. Y con frecuencia nos referimos una vez a la semana.
– Si el colchón tiene funda extraíble, lávala según las indicaciones del fabricante, preferiblemente cada 2 meses para evitar los malos olores. En el caso de no ser desenfundable, hazte con una funda impermeable y transpirable para mantenerlo en unas condiciones de higiene óptimas. En ambas situaciones, no te olvides de utilizar siempre una sábana bajera.
– Normalmente, deberás girar cada 3 meses el colchón para evitar que se deforme. De todos maneras, consulta las instrucciones del fabricante por si indica alguna cuestión específica.

Esperamos haberte ayudado a elegir tu nuevo colchón. Ya sabes, una buena elección influirá positivamente en tu salud y mejorará la calidad de tu sueño.

Si te ha resultado útil, nos encantaría que lo compartieses en tus redes sociales con tu círculo. Quizás, puedas ayudar a otra persona que está en la misma situación que tú y nosotros te lo agradeceríamos enormemente. ¡Muchas gracias!


Link interno hacia post “colchones plegables”

Link interno hacia post “mejores colchones viscoelástica”

Link interno hacia post “mejores colchones viscoelástica”

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.